Cuál fue mi sorpresa, cuando a los pocos días de mi viaje a Marrakech, me presentan el nuevo ritual relajante que Massada sacó para las Navidades.

Pero empecemos por partes, ¿que es un ritual de Massada?. Es un tratamiento facial y corporal súper relajante (a la vez que tratante) y como decimos en mi casa “un lujo Asiático”. Existe una carta muy extensa de rituales, y en todos se combinan los excepcionales productos de la casa junto con piedras semipreciosas, mármoles fríos, pindas energéticas, piedras basálticas calientes… (dependiendo del escogido).

El último que hemos incluido en nuestra lista, es el ritual de sueños de jazmín en el Hamman, recién llegadita de haber estado a remojo en un Hamman auténtico en Marruecos. Pues me hizo mucha ilusión ya que a mi, me encantó.

IMG_5770

En el antiguo oriente, las terapias Hammam se utilizan por tradición para purificar cuerpo, mente y espíritu, y los edificios donde se realizan estos baños, se llaman de la misma manera. A parte de esto,  durante años y en la actualidad, han servido como punto de reunión social y para muchos es un ritual de higiene diaria.

Pues bien, después de 2 meses de trabajarlo en Beauty, me pareció que ¡ya era hora probarlo!

La verdad, que superó todas mis expectativas.

Lo primero que percibes cuando entras en la cabina (que está preciosa decorada para la ocasión), es un olor a una sinergía relajante que te deja extasiada y con una sensación de lujo que para mí es inigualable.

jazmin en el hammam

Cuando trabajamos estos rituales, siempre hay que darle importancia a la exfoliación, así que, te aplican un Scrub de Karité por todo el cuerpo y te lo dejan a reposo mientras empiezan a trabajarte la cara. Cuando el peeling ya estuvo sus minutos de exposición, la esteticién te masajea todo el cuerpo con un guante “Kessa” haciéndote una profunda exfoliación. Después de esto, pasamos a la ducha a retirar el producto y ¡ahora viene lo mejor!, un masaje neurosedante con un extracto oleoso de jazmín y vainilla que te transportan al séptimo cielo.

Y a nivel facial, después de la exfoliación y del extracto, te colocan una máscara de velos para aportarte luminosidad y frescura a la piel. Mientras, durante el tiempo de exposición,  se trabaja con los cuarzos y finalmente te aplican un serum hidratante con un masaje específico (el método Ecoa de Massada) que es genial.

¿Qué más puedo decir sobre éste ritual? Creo que de todos los que he probado, es el que me más me gusta, es súper relajante y la piel queda como la seda. Y a parte de todo esto, oxigena y regenera el tejido, estimula a tope la circulación, hidrata, nutre y reequilibra la piel y da una luminosidad que ¡parece broma!

Os aconsejo que por lo menos un par de veces al año, os busquéis un huequito de más o menos una hora y media en vuestras apretadas agendas y ¡os deis el capricho de venir a Beauty House a que os mimemos!

Poco a poco os iré informando de todos los demás que tenemos para que elijáis el que más os guste.

¡Ahhh! se me olvidaba, apto 100% para chicos.

 

 

 

Comentarios (4)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada, y será guardada de acuerdo a nuestra política de privacidad..